La Vuelta atrás

Siempre que alguien me ha dicho que con el PP volvíamos hacía atrás, he esperado, con ansias, que alguna razón tuviera. Me hubiera gustado volver a los tiempos en que se proyectaban centrales nucleares; España necesita, al menos, veinte o veinticinco más, le pese a quien le pese. Eso nos ayudaría algo a salir de la crisis; por lo menos a no tener que comprar electricidad procedente de otras centrales nucleares instaladas en los Pirineos –nuestros vecinos del norte tienen bastantes menos tonterías que nosotros al respecto–. También creí que volver atrás sería crear de nuevo el INI (El Instituto Nacional de Industria) que nuestro ex presidente Felipe se cargó con tanta facilidad. Ello supondría fundir nuestro propio acero, fabricar nuestros camiones, nuestros coches, nuestro aluminio, nuestros fertilizantes, nuestros barcos, motores para la industria y una larga cantidad de cosas que aquel gobierno se cargó de un plumazo y que ahora, cuando nos dicen que la base de nuestro modelo económico no puede basarse en el ladrillo, recuerdo con nostalgia. ¡Qué le vamos a hacer…! Entonces no supimos negociar nuestra entrada en Europa y ahora no sabemos gestionar nuestra permanencia. También creí que sería reducir el número de altos cargos, disminuir el número de organismos con las mismas funciones, repetidos en las 17 Comunidades Autónomas y en todos los ayuntamientos. En fin… creí que tendrían más imaginación a la hora de conducir los recortes que por otro lado eran inevitables. Pero lo que hoy me ha sentado ante el ordenador, lo que nunca hubiera esperado era oír los argumentos del señor Gallardón para modificar la ley del aborto y que textualmente reproduzco: “la malformación del feto no será ya un supuesto para abortar”. A esto jamás pensé que volveríamos, y menos aun cuando estas declaraciones vienen del mismo gobierno que ha recortado toda ayuda a las familias con hijos minusválidos.

Antonio Marchal-Sabater

Anuncios

Acerca de Marchal-Sabater

Pseudónimo del escritor murciano nacido el 6 de agosto de 1964. En los años ochenta ingresó en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado e inmediatamente fue asignado a los servicios de información, circunstancia que le llevó a ser testigo de numerosos acontecimientos de la transición, en diferentes lugares de la geografía española: País Vasco, Cataluña o Madrid. En algunas de sus novelas refleja parte de ese pasado, describiendo algunos hechos tal y como sucedieron y otros adaptándolos a la trama, sin desvirtuar la realidad. En su currículo cuenta con varios premios literarios, como el del certamen de micro-crímenes de Falsaria 2012 y el 2º premio de relatos cortos organizado por el Ayuntamiento de Lorquí (Murcia), dentro de la celebración de la II Semana Cultural 2013. Autor de: "El Valle de las Tormentas" y "Bajo la Cruz de Lorena"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s