El Efecto Brexit

En esta mañana de resaca electoral, son muchos los que se afanan en criticar el resultado de las elecciones y echar la culpa a los electores, hasta hay quien se avergüenza de ser español. Son muchos los que opinan que es mejor abandonar una España así, y otros los que quieren que la abandonen; y en todo ello hay un error que al que suscribe acojona.
¿Por qué los españoles somos tan débiles? ¿Por qué se quieren ir los que han perdido? El juego de la democracia obliga al respeto de los demás y a luchar por vencer en las urnas. Pero no acaba ahí nuestra desdicha. Los que se supone que han ganado, que aún habrá que ver qué han ganado, porque el parlamento sigue estando muy dividido y la última palabra no está dicha, quieren que los que ha votado opciones contrarias se vayan. Pues lo llevamos claro. Eso sí me avergüenza como español. Las elecciones han arrojado un resultado, han sentado en sus escaños a una serie de parlamentarios. Pero ahora el congreso decidirá quién debe ocupar la Moncloa, y bien podría ser que la ocupara el PP, pero sin Rajoy ni su corrupta cúpula. Rajoy no ha ganado las elecciones, ni todo el PP es corrupto. ¿Quién debe de depurar a los corruptos en el gobierno? La oposición, que deberá abstenerse o pactar. Abstenerse si el presidente es quién ellos eligen o pactar para votar al presidente/a que ellos elijan, e incluso decidir algún ministro o elegir ministerio, porque este no va a ser un gobierno de rodillo, gracias a Dios. ¿Pero qué solución da abandonar el país? Ninguna. ¿Qué solución da el derrotismo? Menos.
Cómo ya he aseverado en alguna ocasión, Rajoy no ganó las elecciones de 2012, las perdió Zapatero estrepitosamente, y por el sistema de vasos comunicante, si uno baja otro sube. El PP recogió los frutos de una cosecha que el PSOE no supo sembrar. ¿Qué ha ocurrido ahora? Que el pueblo español, sabio, aunque siempre vilipendiado por quien pierde las elecciones, no ha querido correr el riesgo del Reino Unido, donde la insensatez ha imperado y ahora están como un pollo sin cabeza, no saben si anular el referéndum, darlo por nulo, disolverlo y cada uno de los cuatro reinos que lo componen corran a su suerte, o tirarse al mar en sus barcos de recreo y pedir asilo político en Megaluz, Mallorca. El voto protesta tiene esas cosas; que protestas, pero te pegas un tiro en el pie. Y eso es lo que más ha podido en el ánimo de los españoles en la jornada de reflexión, y por eso han elegido la menos mala de todas las opciones; y he ahí el núcleo de la reflexión poselectoral. ¿Qué opciones teníamos? Ninguna. Pablo Iglesias representa el voto protesta, el voto peligroso por su estridencia, el voto sorpresa. No condena el terrorismo con decisión, pero tampoco apoya a las víctimas; no quiere a Europa, pero tampoco aboga claramente por abandonarla; no condena los atentados Yihadistas, pero cae en el error de intentar explicarlos, que infunde más desasosiego que justificarlos; no sabe si Maduro es su amigo o su enemigo; no sabe si Irán ha financiado su partido, o no. La cuestión es que su discurso parece el de la Parrala; que sí, que sí, que sí; que no, que no, que no. Albert Ribera es otro indeciso que no ha sabido transmitir seguridad y se le ha visto el plumero. Por tocar pelo ha hecho pactos con el PSOE, y eso lo ha hundido en la miseria. La gente, siempre que sea gratis, prefiere el original a la copia; y votar es gratis. Tampoco ha estado muy acertado en cuanto a la catalanización encubierta que el nacionalismo catalán viene desarrollando, subrepticiamente, en Aragón y Valencia, y que se extiende, lenta, pero decididamente, por el noreste murciano. Y por último vamos a la joya de la corona de los ineptos; Pedro Sánchez. ¿Alguien puede contestarme si este hombre es separatista, españolista, europeísta o qué es? Nadie que reflexione dos minutos podrá contestarme, éste no es nada, es alguien sin ideas, mejor dicho, con una sola idea; llegar a la Moncloa. Los barones de su partido no lo apoyan, sus militantes no están seguros de él, su verdadero discurso está tan oculto que ni siquiera él sabe dónde lo guardó la última vez que lo abrió, si es que alguna vez lo tuvo. ¿Se dan cuenta ahora por qué la abstención ha hundido a la izquierda y al centro? Porque no tienen discurso. Y les juro que en ninguno de estos renglones hay una defensa a Mariano Rajoy. Pero se ha mantenido, no ha defraudado a sus votantes y éstos lo han encumbrado; no hay más. No ha defraudado a sus votantes tanto como los líderes de izquierdas y centro, que verdaderamente son los que tienen que hacérselo mirar, ni a un sector de la población, que, aunque no tiene por qué ser de derechas, no quiere experimentos. Un sector que, como dijera Corcuera, sabe que los experimentos es mejor hacerlos en casa y con gaseosa. Algo que los británicos han venido a recordarnos con su histórico error.
Amigos de izquierdas, separatistas y cualquier otro que piense que es mejor abandonar. España no es su enemiga, ustedes son tan españoles como el que más. Quédense, convénzanse de que aquí cabemos todos o no cabe ni Dios, como cantó Victo Manuel, hagan patria, que eso no significa cantar el cara al sol ni alabar a Franco, eso ya lo hacen los fascista. Impriman con cordura el nivel de cordura, valga la redundancia, que este país necesita, y dejen ya de mirar para atrás. Olviden las banderas republicanas y las ideas del siglo XIX, el republicanismo que no tiene nada en que superar a la monarquía parlamentaria, pues la maquinaria es exactamente la misma, y vamos a hacer patria, que el enemigo está a las puertas.

Anuncios

Acerca de Marchal-Sabater

Pseudónimo del escritor murciano nacido el 6 de agosto de 1964. En los años ochenta ingresó en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado e inmediatamente fue asignado a los servicios de información, circunstancia que le llevó a ser testigo de numerosos acontecimientos de la transición, en diferentes lugares de la geografía española: País Vasco, Cataluña o Madrid. En algunas de sus novelas refleja parte de ese pasado, describiendo algunos hechos tal y como sucedieron y otros adaptándolos a la trama, sin desvirtuar la realidad. En su currículo cuenta con varios premios literarios, como el del certamen de micro-crímenes de Falsaria 2012 y el 2º premio de relatos cortos organizado por el Ayuntamiento de Lorquí (Murcia), dentro de la celebración de la II Semana Cultural 2013. Autor de: El Valle de las Tormentas; Bajo la Cruz de Lorena; y Oiz 1985. La sombra de la sospecha.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s