El Valle de los caídos.

En estos días se ha reabierto el siempre controvertido tema de la exhumación del cadáver de Franco del Valle de los Caídos, y la verdad es que por mucho que lo medito, no veo ningún motivo para que ese señor siga allí ni un minuto más. No se me escapa que los grupos políticos de la oposición han querido escenificar el poder que tienen, como tampoco se me escapa que ya han pasado varios gobiernos del PSOE por el Estado y a ninguno se le ha pedido que lo haga. Sé, que en España, hoy por hoy, hay cosas más importantes, o quizá no. Y digo que quizá no, porque no es tolerable ni serio que un país mantenga un monumento a un dictador, a alguien que secuestró la soberanía al pueblo español durante 40 años, y que si bien tuvo algunos éxitos en la guerra de Marruecos que fueron reconocidos por toda Europa, su mayor logro militar fue reducir a su propio pueblo, humillarlo con la fuerza del ejército y provocar el exilio de unos cuantos cientos de miles de españoles y permitir que el resto de países de Europa los tratara como apestados, algo que hoy solo hacen regímenes tan trasnochados como lo fue el suyo, véase Argelia, Siria, Somalia y no sé si alguno más por ahí. Sé, no hace falta que nadie me lo diga, que la II República no fue un buen experimento, y sé que su fracaso se debió a que la izquierda, que nunca ha sabido interpretar lo que es una República, se empeñó en hacer una revolución comunista, en un tiempo en el que las revoluciones ya habían pasado de moda, de hecho, apenas un año después Rusia dejó de ser comunista. —Sí, sí, como lo leen, y no me lo discutan. No hay nadie de la izquierda actual que reconozca a Stalin como tal. Pregúntenle a cualquiera de ellos y le contestarán, con muchísima desfachatez, que fue un fascista que abrió un paréntesis fascista con su llegada al poder en 1941, que se cerró con su muerte en 1953 para volver a ser comunistas buenos, y que estos que tanto piden responsabilidades históricas y que están por juzgar a los Reyes Católicos por el genocidio de América, al Cid por matar muchos moros durante la dudosa reconquista y a Nebrija, ese facha impresentable al que no se le ocurrió otra cosa que hacer una gramática de la insignificante lengua castellana, son incapaces de asumir que entre sus filas también haya habido tantos asesinos, genocidas y dictadores como en las otras; privilegio de ser comunista—.
Bien, retomando el hilo del artículo, diré que no estoy a favor de destruir el Valle de los Caídos, pero sí de sacar de allí los cuerpos de Franco y José Antonio Primo de Rivera, cuyo único logro en su vida fue ser nieto de otro dictador, menos violento, pero dictador, y reconvertirlo en un centro de interpretación de lo que supuso la barbarie de la guerra civil, la salvaje represión posterior, mientras el resto del mundo se debatía contra el fascismo, la posterior dictadura de 40 años y su sometimiento a la Iglesia Católica en un momento de la historia de esta en que no era la mejor compañera de viaje, pues tras haber conseguido tener un Estado propio (Véase Pacto de Letrán, Mussolini, Pio XI…), se dedicó a blanquear todo el dinero de la mafia Siciliana y sus socios americanos y transferirlo a la banca suiza —¿para qué si no querían ellos un Estado propio, verdad?—.
Tiene gracia, dándole vueltas al rizo, que fuera nuestro Rey Emérito el que decidiera enterrar allí, en un monumento en el centro de España, a quién lo separó del resto de su familia para educarlo a su imagen y semejanza e impidió que esta volviera a España, incluidos los restos de su abuelo, Alfonso XIII.

Anuncios

Acerca de Marchal-Sabater

Pseudónimo del escritor murciano nacido el 6 de agosto de 1964. En los años ochenta ingresó en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado e inmediatamente fue asignado a los servicios de información, circunstancia que le llevó a ser testigo de numerosos acontecimientos de la transición, en diferentes lugares de la geografía española: País Vasco, Cataluña o Madrid. En algunas de sus novelas refleja parte de ese pasado, describiendo algunos hechos tal y como sucedieron y otros adaptándolos a la trama, sin desvirtuar la realidad. En su currículo cuenta con varios premios literarios, como el del certamen de micro-crímenes de Falsaria 2012 y el 2º premio de relatos cortos organizado por el Ayuntamiento de Lorquí (Murcia), dentro de la celebración de la II Semana Cultural 2013. Autor de: "El Valle de las Tormentas" y "Bajo la Cruz de Lorena"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s