España indestructible.

El nacionalismo y la izquierda andan por ahí poniendo en entredicho nuestra democracia y nuestro sistema judicial, cuando España es posiblemente el país más garantista de Europa en este sentido, sí no del mundo entero, y he ahí donde radica nuestro problema actual y estructural.
Los enemigos naturales de España, los de dentro, la izquierda y el separatismo, aquellos que llevan casi 150 años impidiéndonos progresar, aprovechan está circunstancia para atacarnos. Es por eso y no por otra cosa por lo que, tras cada intento de avanzar, véanse por ejemplo las dos repúblicas, hemos caído en dictaduras y nuestros dictadores murieron es sus respectivas camas. En su subconsciente, el pueblo español sabe que está continuamente acechado por ellos y para subsistir se allana y adapta a las dictaduras como a un clavo ardiendo.
A finales del siglo XIX España había sobrevivido a la ocupación napoleónica, a las guerras carlistas, a la caída de la monarquía, a una República, a las guerras cantonales, a la restauración de la monarquía, al asesinato de dos presidentes de gobierno, Prim y Cánovas del Castillo, y nos enfrentábamos a los Estados Unidos en las Guerras de Cuba y Filipinas. Ahí es nada. Lo que nos trajo el siglo XX se lo voy a ahorrar para no hacerles llorar, que no es mi propósito. Pero sí que debo felicitarnos por seguir sobreviviendo.
Los españoles vivimos en un permanente día de la marmota. Tras cada dictadura, estos enemigos de los que hablo esgrimen la falta de derechos civiles con toda la razón, sin embargo, apenas los conseguimos y empezamos de nuevo ellos mismos los pisotean; unos, los separatistas, para quedarse con la parte del pastel nacional que ellos se arrogan unilateralmente, los otros, la izquierda, para conseguir el poder y sentar las bases del autoritarismo bolchevique decimonónico hasta el punto de provocar la siguiente revuelta reaccionaria. El análisis es simple, pero trágicamente certero.
El separatismo vasco y catalán y la izquierda irresponsable que le hace el caldo gordo negando nuestra historia, nos ha puesto en cabeza de los países con más guerras civiles del orbe, lo que nos ha causado más retraso social y económico que las dos guerras mundiales a nuestros vecinos europeos. No en vano una guerra civil divide a los ciudadanos y da origen a un odio que se transmite de generación en generación. Recuerdo ahora una frase que se atribuye a Unamuno en la que decía que las guerras civiles terminaban 100 años después del último tiro. De la última aún no ha pasado ese tiempo y tengo que decir, muy tristemente, que ya empezamos a vivir los prolegómenos de otra, que si no se ha producido ya es porque en algo hemos mejorado durante estos cuarenta años de paz, los más largos de los últimos siglos. Pero no podemos negar la rabia contenida de nuestros enemigos durante las últimas décadas que no soportan ni que estemos en Europa ni que seamos un país con cierto peso específico en el mundo ni que nuestra democracia esté reconocida en el occidente ni que todo ello lo hayamos conseguido contra su voluntad. Y no pienso esconderme, hablo del separatismo vasco y catalán y de la izquierda; la extrema que nos odia hasta el punto de odiarse a sí misma, y de la moderada, que aún anda preguntándose si España es un Estado o es una entelequia de Franco.
Si se preguntan a qué se deben estos malos augurios mios lo van a saber en seguida.
Hoy domingo, 28 de enero de 2018, desayuno con la noticia de que dos juezas de Barcelona denegaron autorizar a la Brigada Provincial de Información de Barcelona, de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, la diligencia de entrada y registro en la sede de la ANC cuando intentaban localizar material relacionado con los actos preparatorios del referéndum (1-O) para su incautación. Y me pregunto desolado ¿Qué se hace contra un juez que obstruye la justicia? ¿Qué salida le queda a una nación, la española, y a un Estado, el español, cuando sus propias autoridades se vuelven contra ella?
Estamos asistiendo a un auténtico Golpe de Estado, aunque perpetrado de la forma más sutil de todas las intentadas hasta ahora. No obstante, algo me queda claro ¿Por qué querían estos sinvergüenzas separatistas un tribunal supremo propio previsto en el famoso Estatut d’Autonomia de Catalunya de 2006? Para mangonearlo a su antojo, de espalda a cualquier otro tribunal, precisamente para hacer aquello de lo que ahora acusan infundadamente al Estado español por toda Europa.
Ya antes, gracias al ínclito Aznar, consiguieron su policía política, tan subordinada al separatismo que se queda impunemente de brazos caídos ante las ilegalidades de los golpistas. Una policía que hubiera sido mucho más segura para sus fines si, como he apuntado antes, hubieran conseguido sus propios jueces y fiscales.
El supremacismo es peligroso, no les quepa duda. Ahí tienen al presidente del Parlament, Roger Torrent, asustado por la presencia de la Policía Nacional en el Parque de la Ciudadela ¿A quién, si no a alguien que está conspirando, le puede preocupar la proximidad de las fuerzas de seguridad del Estado? Pues a alguien que según sus propias palabras necesita un Estado propio para fusilar a todos los xarnegos después.
Siento todo lo que está ocurriendo por las víctimas inocentes del separatismo, los propios catalanes no separatistas y los miembros de los mossos que realizan su trabajo honestamente. Pero quién en verdad me duelen son los niños a los que una patulea de profesores, que no se merecen serlo, les están inculcando impunemente el derecho a la educación. Los gobiernos de la Generalitat de los últimos 30 años debieran ir a la cárcel por ello, por no respetar los derechos fundamentales de sus víctimas, la educación lo es.
Antonio Marchal-Sabater.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cataluña es diferente.

«Justicia es tratar igual a los iguales y desigual a los desiguales» (Aristóteles).
Es verdad. El pueblo catalán, o al menos una gran parte de él, es distinto al español: es taimado, traicionero y poco inteligente, sin embargo, a pesar de esas carencias, a lo largo de los siglos han dominado a la mayoría de los otros, los que callan no sé por qué.
Los separatistas han conseguido que todos los regímenes y gobiernos desde la noche de los tiempos tengan que tratarlos de una forma diferente a los demás, de eso se han aprovechado los silentes.
Antes de que empiecen a insultarme y a tratarme de lo que quieran, repasemos la historia, esa historia que el separatismo ha tergiversado una y otra vez con la aquiescencia de los silentes.
Cuando España ya llevaba casi 300 años siendo un Estado unitario, el reino visigodo con capital en Toledo, que por el Mediterráneo se extendía unos cuantos cientos de kilómetros más al norte de lo que lo hace ahora, sufrimos la invasión musulmana.
En esas circunstancias en las que nos atacaban por el sur, los francos del norte crearon unas unidades territoriales en los Pirineos para evitar que la invasión les afectara, Aprovechando que España miraba hacia el sur, Carlomagno cruzó los pirineos y amplió sus dominios en Hispania fagocitando Gerona, Barcelona, Urgell, Besalú, Conflent, los Valles pirenaicos y nueve condados más, la famosa “Marca Hispánica”.
O sea, que los separatistas sabiéndonos atacados por el sur se vendieron a los de norte.
Casi 300 años después, cuando los reyes Francos se liaron a mamporros entre ellos, Wifredo el Velloso, aprovechando el descuido (felón él donde los haya) dejó de rendir vasallaje, se hizo el machito y se independizó.
Pero apenas unos años después, cuando los Francos firmaron la paz y volvieron sus ojos hacia ellos para ajustarles las cuentas, nuestros independentistas valientes salieron corriendo hacia Aragón y no solo le rindieron vasallaje, sino que, además, se unieron a ellos de por vida para evitar las hostias que los franceses les iban a dar.
Años después, cuando Aragón tuvo que emplearse en Nápoles y la peste les apretaba las tuercas (una crisis económica de la época) aquellos catalanes que siglos antes se habían cobijado bajo sus faldas se volvieron a independizar (véase Guerra de los Remensas) Aunque fueron sofocados y reconducidos —de sobra sabía Fernando II de Aragón que aquellos individuos no podían valerse solos—.
En 1640, mientras en Europa se desarrollaba la guerra de los 30 años, a este lado de los pirineos la cosa se mantenía más o menos —los ingleses intentaron darnos por culo, una vez sí y otra también—. Fue entonces cuando los payeses catalanes decidieron independizarse de nuevo (véase Batalla del Segador).
Los franceses, que ya les tenían rabia desde lo de Wifredo, no tardaron ni dos días en invadirlos y llegar al Ebro, Portugal aprovechó la incidencia y también se independizó y los reyes españoles, muy erróneamente, decidieron salvar Cataluña.
Quizá no fue tan erróneamente, ya sabemos de las limitaciones morales e intelectuales de los independentistas. La cuestión es que, de aquella, España perdió Portugal y el Roselló (Todo el norte de Cataluña que llegaba casi a los Alpes).
En 1700, durante la guerra de la sucesión de los primos alemanes y franceses por la corona de España, nuestros separatistas catalanes apostaron por el primo alemán, pero cuando este ya estaba casi perdido, los británicos, esos piratas carroñeros, aprovecharon la oportunidad y, sabiendo que en las riberas del mediterráneo había unos cuantos felones camuflados entre los catalanes silentes, tomo Cataluña.
Los españoles, de nuevo, tuvimos que liberarla (Véase la historia de la diada que no es más que la fecha de esa liberación). Claro, un pueblo que no estudia historia se piensa que los invadió España y que ellos se liberaron —vale, ya sabemos que no tenían muchas neuronas ni les funcionaban bien, pero alienaron de nuevo a sus congéneres mudos—.
A mediados del siglo XVIII, dos primos Borbones decidieron disputarse la corona de España por las bravas. ¿A quién creen ustedes que apoyaron los catalanes guiados por los separatistas? Pues al más facha de ellos, a Carlos María Isidro, un meapilas absolutista de los de toma pan y moja —En este momento debería empezar a reírme a carcajadas, pero sería de mala educación reírse de los menos agraciados—.
España solucionó ese problema en Cataluña, pero otro pueblo con otro número importante de hijos con discapacidad. El vasco, no solo apoyó al meapilas, sino que permitió a los piratas —los ingleses para los que a estas alturas del relato no lo hayan cogido— tomar tierra en sus puertos.
Estos como contrapartida les hicieron una banderita, la Ikurriña, a imagen y semejanza de la Unión Jack (para los separatistas: la bandera británica).
Otra vez, gracias a ese pueblo opresor del sur, los españoles, todos estos quedaron liberados,
Pasaron los años y mientras la reina victoriosa, Isabel II, refocilaba son su amante en Hendaya, tras haber abandonado España por las de villa Diego en 1868, y la I República iniciaba su andadura, los catalanes, guiados por los separatistas a los que siguen obedientemente, volvieron a independizarse.
En esta ocasión les siguieron otros, los vascos, los cartageneros, los jumillanos, y no sé cuántos paletos más.
España tuvo que reconducirse, sofocar aquella sin razón y restaurar en el trono a los Borbones olvidando su ensayo republicano.
En el 34, mientras los españoles intentábamos, por segunda vez ya, crear otra República que nos uniera a todos y nos hiciera un hueco entre los grandes, los soviéticos (véase Stalin) nos mandaron una andanada de espías de nuestra propia sangre (véase Partido Comunista de España, Santiago Carrillo, la pasionaria…) que intentó, por todos los medios posibles finiquitar la democracia e instalar una dictadura comunista.
Pues bien, en mitad de esa guisa ¿Quién creen ustedes que volvió a independizarse? Los catalanes guiados por los separatistas cuyas mermas nunca les permitieron el más mínimo sentido común. Ya sabemos cómo acabó todo aquello (véase Franco, dictadura, etc., etc., etc.).
Y llegamos al siglo XXI y tras una de las crisis económicas más grandes que ha conocido occidente, en mitad de un socavado intento de poder en Europa, salen nuestros hijos tontos —omito decir quiénes— y declaran la independencia.
—¿Les cuento de la mano de quién? Pues eso, de la extrema derecha británica y de la ultra capitalista Rusia, los que se van de Europa por no haberla podido destruir, al menos todavía, y los rusos que no han podido entrar.
Ahora insúltenme, pero por lo menos comprueben lo que he escrito en los libros de historia porque así les quedará algo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Un poco de cordura.

El atentado de Barcelona ha sido muy duro, tanto como el del 11 de marzo de 2004 en Madrid, el de Niza el verano pasado, el de Londres, Berlín o París.

Sin embargo, los españoles, el peor enemigo de los españoles, ya andamos buscando en la teoría de la conspiración la explicación a lo sucedido.

Tras los atentados de Atocha infinidad de periódicos y periodistas derramaron tinta intentando demostrar que los autores eran etarras, comunistas, masones y otros malos que al gobierno del momento le interesaba. La mitad de España no asumió que era la yihad y la otra mitad cuasi lo justificó.

Trece años después, tras haber visto que otras ciudades de Europa se han visto azotadas por la misma lacra, salen los separatistas con una nueva teoría de la conspiración y andan asegurando que el atentado está promovido desde Madrid para abortar el famoso referéndum independentista.

Conclusión: sois tan españoles como todos los españoles, lleváis la maldad hispánica en el ADN, un gen que nos convierte en lo peor de la evolución humana, no nos libramos ninguno.

A ver si de una vez nos quedan claros algunos conceptos. A lo largo de la historia de la humanidad ha habido terroristas, católicos, musulmanes, ateos, pacifistas, ecologistas, del sistema y anti sistema (me da igual cuál sea este) y de todas las clases. Todos ellos han encontrado una excusa para justificar lo injustificable.

Es evidente que occidente ha realizado políticas erráticas en el próximo oriente ¿Justifica eso las masacres que estamos sufriendo? Es evidente que los terroristas de Barcelona, París, Madrid, Londres o Berlín eran musulmanes ¿Todos los musulmanes son yihadistas? ¿Todos los españoles son fascistas? ¿Todos los catalanes son separatistas? ¿Todos los vascos son terroristas? ¿Son nuestros enemigos los refugiados? Os lo pregunto a todos.

Los españoles somos cainitas, rastreros, pendencieros, ruines y cobardes. No tenemos solución. A la menor oportunidad sacamos la navaja o la lengua, a fin de cuentas lo mismo es si de autodestruirnos se trata, y arremetemos contra nuestros hermanos con la facilidad del que pone un pie delante de otro.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Consternación

     Una vez más se ha producido la barbarie y una vez más damos rienda suelta a nuestros sentimientos. Son momentos muy duros en los que es difícil contener la ira y esta nos brota envuelta en los jirones de nuestro dolor.

     Los atentados de Barcelona y Cambrils que tanto nos consternan en estos momentos no los ha cometido una religión, los han cometido asesinos de una determinada religión y ha sido ordenado por gentes sin escrúpulos que para controlar las masas utilizan la fe. Es un eficaz mecanismo tan antiguo como el hombre.

     En estos momentos de dolor no debemos dejarnos guiar por nuestros sentimientos más primarios, dado que no son el mejor compañero de viaje para combatir al enemigo que azota a Occidente, y he aquí la cuestión.

     Europa y todo occidente somos el objetivo de malnacidos que condimentan la incultura de cuatro desgraciados con el fanatismo religioso en la cocina de intereses tan comunes como los económicos, políticos o el ansia de poder.

     La lucha contra estas acciones no pasa por el odio al islán, pasa por la unidad de todos, por la solidaridad y por la exaltación de los valores que nos unen. Y es aquí donde tenemos que poner el acento los españoles.

     Los atentados no han ocurrido solo en Cataluña, han ocurrido en España, en Europa y en todo occidente.

     Lo que sí es cierto es que es un problema que agrava el separatismo y no solo el catalán o el vasco. También el intento ruin de determinados líderes políticos por destruir los elementos comunes de los españoles, historia, símbolos, tradiciones…

    Si nos dividen nos vencerán y eso es lo que están consiguiendo con el encontronazo legislativo, ejecutivo, policial, judicial e institucional al que lamentablemente asistimos.

     ¡Basta ya de absurdos!

    ¡Vamos a juntar los hombros, sumar nuestras fuerzas y a luchar contra aquello que impide nuestro desarrollo común!
Solo la unidad nos salvará.

     Mi más sentido pésame a las víctimas y todo mi apoyo a todas la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y autoridades.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Héroes

Celebramos estos días el aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, un hombre que, sin ser exactamente un héroe o un mártir, pasará a la historia por los hechos que antecedieron y sucedieron a su muerte. 
Se niega la izquierda española a reconocer las consecuencias de tan trágico hecho, que es lo que en realidad recordamos todos durante estos días. Aducen con estulticia que todas las víctimas son iguales, evidentemente no les falta razón, a ninguna demagogia le falta (véase sofisma). 

A todas las matan o les producen heridas incompatibles con la vida y a todas las entierran o incineran ante el dolor de sus familias ¿quién se atreve a negar esto?

Me gustaría que me explicaran porque la muerte del Cid, Almanzor, Juana de Arco, Agustina de Aragón, Hitler, Mussolini, Gandhi o Martin Luther King, no son muertes anónimas. 

Tan difícil es reconocer que hay asesinatos que se quedan en las páginas de la historia, no por la importancia del fallecido ni su trayectoria vital, que en muchos casos la tiene y en otros tantos no, sino por lo que el asesinato en sí supone. 

Son hechos que marcan un punto de inflexión en la historia (Para los de podemos. Momento exacto en que acaba una época y empieza otra).

ETA ha estado matando desde el lunes 27 de junio de 1960, que murió Begoña Urroz, de 22 meses, abrasada por una bomba colocada en la estación de ferrocarril de Amara (Guipúzcoa), hasta el 16 de marzo de 2010 que asesinó a un policía francés, Jean-Serge Nèrin, en total 830 víctimas. ¿Son todas iguales? Evidentemente sí, pero solo quedaran en la memoria colectiva algunas de ellas y las masacres más grandes: Hipercor de Barcelona, Cuartel de Zaragoza, Vic, el atentado de la plaza de la República Argentina contra el autobús de la Academia de Tráfico y pocas más.

¿Por qué recordaremos durante muchos lustros a Miguel Ángel Blanco? Por ser concejal en Ermua ¿De verdad nos creéis tan simples a los españoles? 

El secuestro, tortura y asesinato de Miguel Ángel Blanco fue un pulso a la sociedad española, un chantaje que provocó que el pueblo, ese término del que tan fácilmente os apropiáis, especialmente el vasco, se tirara a la calle a gritar basta y a exponer su nuca, a mostrar sus manos blancas. 

El pueblo obligó a los policías a quitarse los pasamontañas para ver sus rostros, abrazarlos y besarlos espontáneamente. El pueblo ocupó las plazas, avenidas y calles de todas las ciudades de España durante varios días y noches, pero especialmente las de Bilbao, el pueblo oprimido por los asesinos dijo “BASTA” y los asesinos se vieron cercados.

Nunca hubo una reacción igual, nunca. Eso es lo que representa el asesinato en directo de Miguel Ángel Blanco, el aislamiento de ETA, su pérdida de cobertura social, su soledad, su oprobio. Y particularmente pienso que es eso lo que Podemos y la izquierda en general no tolera, que el pueblo tenga vida propia, sentimientos propios, lejos de la manipulación a la que intentáis someterlo.

Esto no tiene nada que ver con las ideas sociales o económicas de un partido o de un movimiento, ideas de las que la izquierda española carece, por eso se dedica a lo que se dedica, a sembrar el caos. No es que la derecha española se mejor, no. Es que ya sabemos de qué pie cojea y como dice el refrán: más vale malo conocido que bueno por conocer. Eso es lo que le da al PP las victorias, el miedo que dais, vuestra intimidación a la sociedad, esos abrazos a los proetarras y apoyo incondicional que dais a los asesinos ¿Os habéis opuesto alguna vez a que en pueblos vascos haya calles y plazas con el nombre de auténticos genocidas? ¿Quién llevó a los asesinos de Alsasua a ser homenajeados en el Parlamento? ¿De verdad os creéis mejores que ellos? (Dime con quién andas y te diré quién eres).

No voy a olvidar que también hay víctimas del franquismo, del yihadismo y tristemente también del Estado, no. Ni las voy a olvidar ni quiero, pero mezclarlas es un empeño torticero. 

Miguel Ángel Blanco no cambió nada en el estatus de los asesinados por el dictador, tampoco en los asesinados al grito de Ala es grande ni de los asesinados por los GAL ¿A qué viene ahora confundir a la gente? 

Estimados podemitas: hay un tiempo para cada cosa y una cosa para cada tiempo. No mezclen churras con merinas que el resultado es un engendro no es rentable y lo van a ver, o lo estáis viendo ya en las encuestas de intención de voto.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El Valle de los caídos.

En estos días se ha reabierto el siempre controvertido tema de la exhumación del cadáver de Franco del Valle de los Caídos, y la verdad es que por mucho que lo medito, no veo ningún motivo para que ese señor siga allí ni un minuto más. No se me escapa que los grupos políticos de la oposición han querido escenificar el poder que tienen, como tampoco se me escapa que ya han pasado varios gobiernos del PSOE por el Estado y a ninguno se le ha pedido que lo haga. Sé, que en España, hoy por hoy, hay cosas más importantes, o quizá no. Y digo que quizá no, porque no es tolerable ni serio que un país mantenga un monumento a un dictador, a alguien que secuestró la soberanía al pueblo español durante 40 años, y que si bien tuvo algunos éxitos en la guerra de Marruecos que fueron reconocidos por toda Europa, su mayor logro militar fue reducir a su propio pueblo, humillarlo con la fuerza del ejército y provocar el exilio de unos cuantos cientos de miles de españoles y permitir que el resto de países de Europa los tratara como apestados, algo que hoy solo hacen regímenes tan trasnochados como lo fue el suyo, véase Argelia, Siria, Somalia y no sé si alguno más por ahí. Sé, no hace falta que nadie me lo diga, que la II República no fue un buen experimento, y sé que su fracaso se debió a que la izquierda, que nunca ha sabido interpretar lo que es una República, se empeñó en hacer una revolución comunista, en un tiempo en el que las revoluciones ya habían pasado de moda, de hecho, apenas un año después Rusia dejó de ser comunista. —Sí, sí, como lo leen, y no me lo discutan. No hay nadie de la izquierda actual que reconozca a Stalin como tal. Pregúntenle a cualquiera de ellos y le contestarán, con muchísima desfachatez, que fue un fascista que abrió un paréntesis fascista con su llegada al poder en 1941, que se cerró con su muerte en 1953 para volver a ser comunistas buenos, y que estos que tanto piden responsabilidades históricas y que están por juzgar a los Reyes Católicos por el genocidio de América, al Cid por matar muchos moros durante la dudosa reconquista y a Nebrija, ese facha impresentable al que no se le ocurrió otra cosa que hacer una gramática de la insignificante lengua castellana, son incapaces de asumir que entre sus filas también haya habido tantos asesinos, genocidas y dictadores como en las otras; privilegio de ser comunista—.
Bien, retomando el hilo del artículo, diré que no estoy a favor de destruir el Valle de los Caídos, pero sí de sacar de allí los cuerpos de Franco y José Antonio Primo de Rivera, cuyo único logro en su vida fue ser nieto de otro dictador, menos violento, pero dictador, y reconvertirlo en un centro de interpretación de lo que supuso la barbarie de la guerra civil, la salvaje represión posterior, mientras el resto del mundo se debatía contra el fascismo, la posterior dictadura de 40 años y su sometimiento a la Iglesia Católica en un momento de la historia de esta en que no era la mejor compañera de viaje, pues tras haber conseguido tener un Estado propio (Véase Pacto de Letrán, Mussolini, Pio XI…), se dedicó a blanquear todo el dinero de la mafia Siciliana y sus socios americanos y transferirlo a la banca suiza —¿para qué si no querían ellos un Estado propio, verdad?—.
Tiene gracia, dándole vueltas al rizo, que fuera nuestro Rey Emérito el que decidiera enterrar allí, en un monumento en el centro de España, a quién lo separó del resto de su familia para educarlo a su imagen y semejanza e impidió que esta volviera a España, incluidos los restos de su abuelo, Alfonso XIII.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

​Una pincelada de nuestra historia.

Los orígenes de nuestra ciudad son inciertos, pero no por eso dejan de ser antiguos. Se nos ha enseñado que fue fundada por Abderramán II en el año 825, lo cual es cierto, pero deja en el aire toda una era anterior, pues tenemos la sensación de que el rey moro llegó aquí, le gustó lo que vio y mandó construir una medina, Madina Mursiya. Evidentemente no fue así. Nuestro territorio, la vega del Segura, ya había sido elegido durante la Edad del Bronce —con mucho acierto diría yo—, por una de las culturas más importantes de nuestra historia, la Argárica, embrión de una de las sociedades de mayor relevancia en la Europa de los milenios III y II a. C. entre otras cosas por su avanzado concepto de urbanismo, dominio de la agricultura y la metalurgia del bronce. 
El Bronce dio paso al Hierro y a los contestanos, un pueblo íbero que hacia el 500 a. C.  se asentó al sur del Segura, principalmente en el Verdolay —no tenían mal gusto—, donde crearon uno de sus poblados más importantes, con necrópolis y santuario incluido, (el Santuario de la Luz) 

A los íberos les sucedieron los romanos que eligieron para vivir la zona más pantanosa de la vega, la Senda de Granada, o de Graná, como la conocemos los murcianos; plagada de almarjales y aguas estancadas que supieron aprovechar hasta crear los primeros cultivos de lo que luego sería la huerta. Posiblemente este fuera el primer embrión importante de nuestra ciudad. Algunos de ellos también eligieron para vivir la zona del monte, concretamente La Alberca y Algezares.

Aunque ya he dicho que los primeros cultivos fueron obra de los romanos, tengo que decir que el mayor desarrollo y esplendor de la huerta llegó con los moros. Ellos supieron exprimir notablemente nuestro río, creando un dédalo de acequias, brazales y regaderas que han llegado hasta nuestros días y que la voracidad del ladrillo está ocultando hasta que alguna civilización posterior los descubra y los proteja; en fin… La población primigenia tomó así tanto copero, que en año 825, Abderramán II, la convirtió en Murcia. En el siglo X llegó a ser uno de los centros de producción agraria más importante Al Andalus y con ello la capital política y económica de la Cora de Tudmir, región privilegiada del Califato Omeya. 

Los moros vinieron para quedarse, y así, casi un siglo después, finiquitado el califato, nuestra ciudad se convirtió en reino independiente, mejor dicho, taifa —Si los catalanes pudieran demostrar que alguna vez fueron independientes se volverían locos de alegría—, al mando de Abu al-Rahman Ibn. Pero la envidia es cosa mala y fue invadida por el sevillano Al-Mutamid, pero a este su visir Ibn Ammar se lo puso duro y de la mano de Ibn Mardanis, el Rey Lobo, conseguimos el segundo reino de taifa y otra época de esplendor económico, gracias a la agricultura, que nos convirtió en una de las principales ciudades islámicas del momento y cabeza de la resistencia andalusí al Imperio Almohade. Después de todo esto fue cabeza de varios reinos de taifas, más o menos importantes, que se sucedieron a lo largo de los siglos XI, XII y XIII.

Tras la victoria cristiana del norte, en las Navas de Tolosa, año 1212, el reino de Castilla fija sus ojos en la joya de la corona, la taifa de Murcia. Para esas fechas los Almohades ya nos habían invadido y habían sido expulsados por la dinastía Banu Hud, que llegó a controlar todo Al-Andalus desde nuestra ciudad. El infante Alfonso de Castilla, futuro Alfonso X el Sabio, pactó en 1243, con Ibn Hud al-Dawla, quién se negó a destruirla ciudad en una batalla perdida de antemano —esta es una de las consecuencias del independentismo—, el vasallaje de la ciudad a través del Tratado de Alcaraz y esta fue incorporada a la Corona de Castilla en forma de protectorado, manteniendo su cultura islámica otros veinte años, durante los cuales, unos cuantos cristianos fueron tomando posesión fuera de las murallas de la ciudad, zona que por entonces recibió el curioso nombre de Murcia la Nueva, mientras que los musulmanes seguían viviendo en sus casas, manteniendo su religión y costumbres. 

Poco a poco, las relaciones entre los musulmanes murcianos y Castilla se hicieron más difíciles y la ciudad y todo el reino se sublevó contra las autoridades cristianas. A Alfonso X el revuelo lo pilló en Andalucía, donde el buen hombre tenía otros negocios, y pidió el auxilio de su suegro, Jaime I de Aragón, que acudió raudo y veloz, entre otras cosas porque también le interesaba sofocar la revolución antes de que se expandiese a sus territorios valencianos.

Jaime I de Aragón entró en Murcia por la puerta de Orihuela —la carretera de Alicante de toda la vida—, un día de febrero de 1266; sofocó la rebelión, ocupó la ciudad y se la entregó al culto de su yerno, el Rey Alfonso X el Sabio. Por supuesto, el resto del reino corrió la misma suerte, pasando de protectorado a territorio o reino plenamente integrado en Castilla.

La población ya era cristiana, aunque su población seguía siendo mayoritariamente musulmana, con algunos judíos y menos cristianos. Pero como tal, debía ser dotada de los mismos órganos de gobierno, de estilo castellano, como cualquier otra del reino. Motivo por el que el 14 de mayo de 1266 fue dotada de varios funcionarios municipales, dos jueces, un alguacil y un almotacén; estos fueron los primeros burócratas de la ciudad. También por primera vez tuvo emblema propio, que la identificaría en su sello, a la hora de validar documentos y correspondencia del Concejo, y en su pendón. Al mismo tiempo le fue otorgado un marco legal de referencia para la convivencia y el gobierno, el Fuero de Sevilla, que no era otro que el Fuero Juzgo con algunos privilegios que lo mejoraban y cuya importancia radicaba en su carácter oficial. 

Murcia pasó así, hace 751 años, a ser ciudad castellana de pleno derecho, con un Concejo que actuaba en nombre de sus vecinos y con una legislación propia que la integraba en el mundo europeo occidental. 
Murcia, 22 de marzode 2017

  Antonio Marchal-Sabater       

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario